Guitarristas (I) :: Experimentales, innovadores y otros

enero 24, 2010 at 1:17 pm (Música) (, , , , , , , , , , , , , , , , , , )


Aunque pueda parecer una tesis demasiado simplista, parece claro que las raíces de las actuales técnicas de tocar la guitarra en la música pop, rock, folk y sus derivados, están en los géneros que dieron vida al rock ´n´ roll a principios de la década de los 50, blues, country & western y gospel básicamente, debidamente aderezados de jazz, y pasados por la trituradora del tiempo, que no pasa en balde. Desde entonces, la curiosidad por ir más allá en la búsqueda de nuevos caminos de expresión musical ha ‘deconstruido’ una y otra vez los clásicos blues de 12 compases, la armonía clásica se ha retorcido hasta extraerle la penúltima gota de sangre e incluso los modos dodecafónicos han entrado a formar parte de la trama vía La Monte Young y The Velvet Underground.

Actualmente, existen muchísimos héroes de la guitarra, en el sentido clásico de la expresión, acuñada a finales de los sesenta para referirse a guitarristas británicos de blues-rock como Jeff Beck, Eric Clapton y Jimmy Page -todos ellos miembros en algún momento de los imprescindibles The Yardbirds-. No obstante, estos tres nombres no son más que la punta del Iceberg. Hay otros muchos, probablemente desconocidos, que han influido tanto o más que los citados en las actuales generaciones de guitarristas.

Experimentales, innovadores y otros

Sterling Morrison y Lou Reed -The Velvet Underground- aunaron en su estilo, diferente pero hermanado, los modos ‘percutivos’ de Bo Diddley y la ‘deconstrucción’ armónica -vía John Cale y su trabajo con La Monte Young-. En su tiempo, la música de The Velvet Underground no fue bien digerida y tuvo que abrirse sitio, a duras penas, entre el rock ácido y la psicodélia emergente. Sin embargo, su legado ha sido ingente. Sin ir más lejos, Television fueron -quizás- sus más inmediatos continuadores. Tom Verlaine y Richard Lloyd formaron un dúo de guitarristas inigualable, que partiendo del trabajo de Morrison y Reed, supieron construir un submundo paralelo al de aquéllos, matematicamente perfecto y de exultante, pero áspera, belleza.

Otro excepcional guitarrista que surge del ámbito del legado de The Velvet Underground, es Robert Quine. Se dió a conocer, precisamente, de la mano del ‘Rock ´n´Roll Animal’ de Lou Reed, para más tarde pasar a formar parte de los Voidoids de Richard Hell, inmortalizando la universal ‘Blank Generation’ gracias a unos solos de guitarra crudos y cortantes -entre Dick Dale y Johnny Thunders-. Algunos álbumes de Matthew Sweet, creador de melodías pop de primera, cuentan en su haber con las guitarras de Richard Lloyd y de Robert Quine.

También continuadores del trabajo de The Velvet Underground y de Television fueron The Feelies. Glen Mercer -alma mater y uno de sus excepcionales guitarristas, el otro era Bill Million-.

Pero la joya de la corona, el nombre propio que brilla con más fuerza y que, partiendo de The Velvet Underground, ha conseguido exceder su legado y crear nuevas formas de expresión con las seis cuerdas, ha sido Sonic Youth. Lee Ranaldo y Thorston Moore jugando con la melodía y el ruido, crean atmósferas llenas de tensión y de espejismos auditivos, en las que ambos cohabitan, estorbándose lo justo en un juego propio de ilusionistas donde se nos muestra, en alternancia, la cara torva de la melodía con la amable del ruido y viceversa.

Recientemente, Albert Hammond Jr. y Nick Valensi, los dos guitarristas de The Strokes, parecían erigirse -sobre todo en un primer momento- como sucesores de las insignes parejas que hemos ido mencionando en este apartado. Está claro que es pronto para desilusionarse con ellos, pero a juzgar por su último trabajo –‘First Impression on Earth’ (2006)-, lo que apuntaron en ‘Is This It’ (2001) se está quedando en agua de borrajas.

Para cerrar, y como consecuencia de la riqueza de sus estilos, habría que hablar de dos héroes indies, a cual más importante: Ira Kaplan de Yo la Tengo y J Mascis de Dinosaur Jr. El primero, ha creado un estilo propio a base de conjugar influencias de aquí y de allá, gracias a una ingente cultura musical. Se mueve en el pop con la misma soltura que en el rock o en el folk. Controla las líneas melódicas y el feedback como nadie. Mascis, por su parte, es un guitarrista virtuoso y veloz como pocos. La furia que desprende en la ejecución contrasta con la languidez de su forma de cantar. La recuperada formación original -Mascis, Barlow y Murph- publicón el pasado año un nuevo álbum, ‘Farm’, que devuelve a Mascis a la primerísima línea de fuego.

Continuará

1 Comentario

  1. Oscar Feito said,

    Estupendo artículo. Brillante enfoque. Muchas gracias por él. Espero una nueva entrega.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: